Alsina 119 - San Isidro, Prov. de Bs. As.

Principios y Prácticas

1-La Biblia como norma de fe y práctica: Creemos que la Biblia es la Palabra de Dios; autoridad suprema en todo asunto de fe y conducta, y que su finalidad es la de conducir a la humanidad a la salvación y a la madurez. Sostenemos así mismo que la norma de las normas para interpretar las Escrituras es el Señor Jesucristo. De esta manera los textos deben ser leídos en su contexto, y bajo la guía del Espíritu Santo. Consecuentemente rechazamos cualquier dependencia de entidades o personas que dictaminen especial misión fuera de la netamente bíblica.

 

2- Compromiso misionero: Creemos que Dios esta en la misión y llama a su pueblo a colaborar con El en la realización de su propósito de redención. La proclamación del evangelio de Jesucristo, junto con el llamado al arrepentimiento y a la fe, ha sido un énfasis distintivo de los bautistas a lo largo de la historia. Este énfasis se aplica no solo en esfuerzos especiales de evangelización y misión, sino también en términos de la búsqueda de la justicia y la paz, el servicio de amor y la conducta ética de la Iglesia a nivel personal y comunitario. Consecuentemente nos comprometemos a ser discípulos de Jesucristo, en todas las naciones, en el poder del Espíritu Santo.

 

3- Libertad religiosa: Creemos en la libertad religiosa, que incluye la libertad de conciencia para que cada persona escoja voluntariamente si profesara o no alguna religión y cual será esta sin coerción alguna la libertad de culto para que cada persona sostenga, en todo sentido, su propio culto, y la libertad de propagación para que cada persona difunda, fuera de los templos, las doctrinas que profesa, dentro de las normas legales de la moral y las buenas costumbres.

 

4-Separacion de la Iglesia y el Estado: Creemos que el estado no debe sostener ninguna iglesia o culto, porque en un sistema democrático y republicano no puede existir desigualdades ante la ley. Promovemos la necesidad de separación de la iglesia y el estado en el orden público y legal en un marco de respeto mutuo. Entendemos que esta situación favorece a la libertad del a iglesia para ejercer una función critica al gobierno civil, denunciando situaciones de corrupción o decretos y leyes injustas, como así también para promover toda ley justa y colaborar con todo proyecto gubernamental que tienda al bien común, incluyendo la erradicación de la pobreza. Queda entendido que la separación de la iglesia y el estado no significa falta de compromiso en cuestiones políticas, económicas, sociales o ecológicas por parte de la iglesia, sino libertad de esta para insertarse en estos niveles, influyendo con su identidad, la fuerza de su mensaje y de su praxis misional.

 

 

5-Competencia individual de la persona humana ante Dios: Creemos que todo cristiano es un sacerdote delante de Dios (1 Timoteo 2.9-10 y Apocalipsis 5.9-10) y tenemos acceso directo a Él a través de Jesucristo (1Timoteo 2.5). Por lo tanto, no creemos que la gracia y los dones del Señor sean patrimonio de unos pocos cristianos sino de todos. Negamos, conforme al principio de la competencia individual de la persona humana ante Dios y del sacerdocio de cada creyente, todo tipo de autoritarismo. Del mismo modo afirmamos que dentro del cuerpo de Cristo, que es la iglesia, cada miembro debe ser respetado y valorado en el ejercicio de los dones y ministerios que Dios les concedió sin jerarquías de ningún tipo.

 

6-Bautismo de creyentes: Creemos que el bautismo ha de ser practicado por inmersión y a personas que hayan recibido a Jesucristo como Salvador y estén dispuestos a seguirlo como Señor. Por lo tanto, anhelamos y procuramos que la iglesia sea una comunidad de personas regeneradas. Trabajamos por el crecimiento de la iglesia, sin embargo entendemos que no hay verdadero crecimiento de la iglesia si por lograr su aumento numérico, se compromete el mensaje, identidad, testimonio o misión de la misma.

 

7-Autonomia de la Iglesia local: Creemos en una iglesia universal compuesta por todos los redimidos por Jesucristo del mundo y a través de los tiempos. Dicha iglesia es una, santa y apostólica (“apostólica” significa que se desarrolla sobre las enseñanzas de los apóstoles comisionados por el Cristo resucitado). Creemos igualmente que la misma se manifiesta visible y concretamente en las diversas congregaciones o iglesias locales creadas por la multiforme gracia y sabiduría de Dios sobre la base de la libertad asociativa de los creyentes. Sostenemos que cada iglesia local debe gobernarse de manera autónoma e independientemente de cualquier autoridad externa, teniendo al Nuevo Testamento como su norma de fe y práctica e interpretando la voluntad de Dios para llevar a cabo su misión. Asimismo alentamos la asociación cooperativa y la relación fraternal entre iglesias de la misma denominación y estimulamos la participación conjunta con otras confesiones cristianas en iniciativas que promueven el Reino de Dios.

 

8-Gobierno Neotestamentario: Creemos que los principios de la competencia de la persona humana ante Dios, el sacerdocio de cada creyente y la autonomía de la iglesia entendida como congregación local, demandan la práctica de un gobierno de modelo neotestamentario bajo la autoridad y guía del Espíritu Santo. Este se basa en una combinación equilibrada de las distintas formas presentadas en el mismo. Congregacional, en las decisiones importantes y fundamentales de la Iglesia. Presbiteral, en cuanto al cuidado y contención, acompañamiento y disciplina de los miembros del cuerpo eclesial. Y Pastoral y Ministerial, en cuanto a la visión, formación, consejo, dirección, administración y supervisión de la comunidad local de los creyentes.

 

 

pie iglesia2

Redes de iglesias

 5 obras misioneras en Bs. As.

pie mail2

47431269 - 47429862

info@ibsi.org.ar

pie reloj2

• Culto Central: DOM. 10hs

• De Oración: MIE. 20hs.

pie mapa2

Alsina 119 - (1642)

San Isidro, Prov. de Bs. As.